lunes, 12 de septiembre de 2016

Abrumada

     Siento haber dejado pasar tanto tiempo sin escribir nada. Escribir, es crear. Crear con palabras sentimientos, imágenes, sensaciones...¿Cómo crearlas sin imaginarlas o sentirlas?
     Los días llanos, las horas pasando en plácida cadencia, la mente en blanco como las hojas de papel, que lánguidas, esperan en el escritorio.  
     ¿Nunca habéis tenido la sensación de que, aquello que vas a escribir ya lo han escrito otros muchos antes? Son muchas las ocasiones en que he leído mis propias palabras en la pluma de otro. Mejor escritas, sin duda, pero eran mías. Eso me aturde y abruma. No soy nada original: pienso. Y no es que me importe ya que a nadie tengo que convencer con mis cosas, pero me abruma.
     Pierdo el tiempo en otras cosas ( no es que escribir sea perderlo pero me quita tiempo y, como ahora, sueño). Como decía, pierdo el tiempo en otras cosas: mi Foro, Twitter, cuidar a mis salamandras ¡Cómo si no se cuidaran ellas solas! Mis tres "Lolas" saben hacerlo. Escondidas entre las macetas de mi azotea cuando hay sol, guardándose de Simmi, mi gato chulo como solo un madrileño podría serlo.
     Ellas, mis Lolas, esperan a la caída de la noche. Me esperan tras los faroles, agazapadas hasta que enciendo la luz. Es entonces cuando, pizpiretas, sacan su cabecita con sus ojitos brillantes. Dragones en chiquitito que custodian princesitas diminutas...Sueño. Luego, despierto: no hay princesas, ni dragones, ni caballeros andantes. Piso el suelo.
     Leo, leo, leo...Y cuanto más leo, menos escribo. Menos ganas de utilizar las palabras para pintar paisajes. Lo que leo me deja ciega, incapaz para expresarme. No me gusta lo que leo, me vacía la mente y el alma y sin alma ¿ Quién puede poner algo de magia o chispa entre las letras?. Suelto el "boli" y apilo de nuevo las hojas.
     Cojo mi ordenador y me desquito en Twitter. Si, me desquito de lo que he leído anteriormente y que tan vacía me deja. Son como bofetadas en 140 caracteres procurando, en lo posible, que sean sutiles. Sin sangre. Retuiteo lo que me gustó del día. Casi siempre de los mismos autores para seguir haciendo los días llanos...Afuera, han comenzado a amarillear las hojas, hace dos días verdes y su sonido al entrechocarse con la ligera brisa ( ¡Tan deseada este año!), con su siseo hablan de otoño, castañas, nueces y uvas.
     En esas ando, entre dragones, princesas, letras, hojas verdes, amarillas o blancas sin letras...Y...¡Mamá, la cena! 
Entonces, piso tierra y sonrío.
     
 


 


1 comentario: